El Código de un Scientologist requiere que cada scientologist haga un compromiso solemne en beneficio de los demás:

Como scientologist, me comprometo a seguir el Código de Scientology por el bien de todos... Usar lo mejor que sé de Scientology al máximo de mi capacidad para ayudar a mi familia, amigos, grupos y al mundo... Hacer de este mundo un lugar más cuerdo.

Las Iglesias de Scientology y sus feligreses llevan a cabo y apoyan muchas iniciativas humanitarias y programas afiliados de mejora social. Donde hay una necesidad de ayuda para mejorar las condiciones, la Iglesia de Scientology y sus miembros intervienen. El alcance de las actividades no tiene límites, desde el cuidado del medio ambiente hasta cuidar de los ancianos y recaudar fondos para causas benéficas dignas.

Abordan en particular la devastación global y la miseria humana que causan el abuso de la droga, el analfabetismo y la decadencia moral, por no hablar de los desastres naturales y los provocados por el hombre. Estas plagas amenazan con hacer pedazos la estructura misma de la sociedad y en muchas partes del mundo ya han causado daños irreparables.

Lo que falta de forma manifiesta para combatir estos escenarios virtualmente apocalípticos son soluciones eficaces. Con ese fin, a lo largo de décadas de investigación sobre la mente y el espíritu, L. Ronald Hubbard, Fundador de la religión de Scientology, desarrolló métodos para abordar las crisis que amenazan a nuestro mundo.

Para llevar a cabo esas soluciones, se han establecido centros permanentes que actúan como “plantas generadoras”, que ponen en marcha movimientos a escala global en aras de la moralidad, la alfabetización, la prevención contra la droga y la rehabilitación.

Además, y con el fin de alcanzar el mayor objetivo humanitario de Scientology, la Iglesia ha puesto a disposición del público en general, herramientas multimedia fácilmente asimilables y rápidamente distribuibles para elevar la conciencia, educar y activar a millones de personas.

La meta es audaz y ambiciosa: resolver los grandes males planetarios y detener la insidiosa decadencia cultural, mientras elevamos a la sociedad inculcando valores comúnmente compartidos. Basados en décadas de experiencia, los programas contribuyen a un cambio positivo para los individuos, las comunidades, y de hecho, naciones enteras. Ya sea por medio de iniciativas populares o de implementación oficial, estos programas mejoran de manera mensurable diversas condiciones, y por ello su demanda crece exponencialmente.

Cada campaña se basa en la propuesta de que la educación es la piedra angular del cambio. Reconocen que solo cuando los individuos están verdaderamente informados, pueden tomar decisiones de cambio duraderas y vivir vidas sin droga, éticas y respetuosas, en armonía con sus seres queridos y su prójimo.

Inspirados por las palabras de L. Ronald Hubbard de que “un ser es valioso en la medida en que pueda servir a otros”, los scientologists asumen la responsabilidad no solo por sí mismos y sus familias, sino también por la comunidad en general. Apoyan con entusiasmo estos programas para hacerlos ampliamente disponibles. Esta sección proporciona una visión general que da testimonio de la eficacia de los programas, como lo expresa una amplia gama de individuos e instituciones que se han beneficiado de forma significativa con los resultados.

Invitamos y damos la bienvenida a la participación y colaboración en estas iniciativas a todos quienes busquen mejorar condiciones para sí mismos y para los demás, con la intención y la visión de que el impacto resultante llegará a cada rincón de la Tierra, y un nuevo día amanecerá para las diversas culturas en todo el mundo.

DOWNLOAD