El 11 de diciembre de 2013, el Tribunal Supremo del Reino Unido publicó un fallo histórico unánime, declarando que la Capilla de la Iglesia de Scientology de Londres debe ser reconocida como lugar de culto religioso bajo la ley del Reino Unido.

Esta decisión del tribunal supremo del Reino Unido reconociendo de manera inequívoca la autenticidad religiosa de Scientology significa que los scientologists ingleses pueden ahora formalizar legalmente su matrimonio ante la familia y amigos en una boda religiosa celebrada en la capilla de la Iglesia de Londres.

La sentencia del Tribunal Supremo adopta los principios de igualdad y no discriminación en asuntos de religión. La decisión asegura que a la Iglesia de Scientology y a los scientologists no se les trate de forma distinta de otras religiones y sus feligreses en el Reino Unido y se les conceden los mismos derechos.

Al emitir el fallo de que Scientology es una religión y que su capilla (que se encuentra en cada Iglesia en todo el mundo) es un lugar de culto religioso, el Tribunal Supremo determinó que la definición de religión y culto debe ser lo suficiente moderna y amplia como para abarcar las religiones practicadas por una mayoría de la población en el mundo.

A modo de antecedente, el dictamen del Tribunal Supremo anuló una decisión del Tribunal de Apelación de 1970 negando una solicitud para autorizar la capilla de la Iglesia de Scientology en Saint Hill, Sussex, como lugar de culto religioso. El Tribunal de Apelación determinó que la práctica de Scientology no estaba “de acuerdo con la Ley de Registro de Lugares de Culto de 1855”, pues los scientologists no adoran a un “Dios creador personal”. El Tribunal de Apelación admitió que otras religiones reconocidas en el mundo como el budismo theravada tampoco adoran a un Dios creador personal, pero que el budismo era una excepción a la regla. La opinión provista no explicaba esta excepción.

El Registrador General continuó rechazando el reconocimiento de las Iglesias de Scientology, basándose en esa decisión de 1970 en la que se basaron otros ministerios del Reino Unido durante más de cuatro décadas para justificar la discriminación contra los scientologists. Era hora de anular esta decisión errónea y anticuada, y presentar la imagen de Scientology actual, representada por toda la variedad de servicios religiosos y programas de mejora para la comunidad en las Orgs Ideales de Scientology.

En 2011, Louisa Hodkin, una scientologist que quería casarse en su Iglesia ante su familia y amigos, presentó una nueva solicitud de inscripción de la capilla de la Iglesia de Scientology de Londres como lugar de culto religioso. Una vez más, sin embargo, la Oficina de Registro denegó la solicitud, basándose en la decisión de 1970 y la ley de 1855.

“Yo… declaro que la capilla de la calle Reina Victoria, 146 es un lugar de reunión de culto religioso”.

La Sra. Hodkin llevó entonces su caso a los tribunales. En el nivel de primera instancia, el Tribunal determinó que Scientology era de hecho una religión, sin embargo, el Tribunal observó que no podía autorizar la capilla de Londres como lugar de culto porque estaba obligado por la decisión del Tribunal de Apelación de 1970. Reconoció la importancia del caso y recomendó que la apelación fuera escuchada directamente por el Tribunal Supremo.

El Tribunal Supremo aceptó el caso con rapidez. En su decisión el Tribunal anuló el fallo negativo de 1970 en pleno e interpretó la ley de 1855 para que reflejase una definición moderna y apropiada de religión que incluía Scientology, no una que se limitaba a las estrechas normas judeo-cristianas que prevalecían en Inglaterra cuando se aprobó la ley en 1855.

Lord Toulson, escribiendo para el Tribunal, describió la prohibición histórica contra Scientology como “ilógica, discriminatoria e injusta”. Los otros cuatro magistrados del Tribunal Supremo, encabezados por el Presidente del Tribunal Supremo, Lord Neuberger, estuvieron todos de acuerdo.

El Tribunal encontró que la negativa a reconocer Scientology era discriminatoria, pues otras religiones que no adoraban a un Dios creador personal habían sido aceptadas como religiones:

A menos que haya alguna razón contextual convincente para sostener lo contrario, la religión no debe limitarse a las religiones que reconocen una deidad suprema. Primero y ante todo, hacerlo así sería una forma de discriminación religiosa inaceptable en la sociedad actual. Excluiría al budismo, junto con otras religiones como el jainismo, el taoísmo, la teosofía y parte del hinduismo. La prueba en el presente caso muestra que, entre otros, los jainistas, teósofos y budistas han inscrito lugares de culto en Inglaterra. Lord Denning en Segerdal [1970] 2 QB 697, 707 reconoció que los templos budistas eran “adecuadamente descritos como lugares de encuentro de culto religioso”, pero se refería a ellos como “casos excepcionales” sin ofrecer ninguna explicación adicional. La necesidad de hacer una excepción para el budismo (que también se aplicó al jainismo y a la teosofía), y la ausencia de una explicación satisfactoria, son poderosos indicios de que algo está mal en la supuesta norma general.

Además, confinar la religión a una religión que implica la creencia en una “deidad suprema” conduce al difícil territorio teológico. Por las pruebas de la Sra. Wilks, los scientologists creen en una deidad suprema de un tipo, pero de una naturaleza abstracta e impersonal. Ideas sobre la naturaleza de Dios son material de debate teológico.

Al llegar a su sentencia, el Tribunal repasó y revisó la definición de religión usada según la Ley de Registro de los Lugares de Culto de 1855. El Tribunal determinó definir religión como:

Un sistema de creencias espiritual o no laico, sostenido por un grupo de partidarios, que busca explicar el lugar de la humanidad en el universo y su relación con el infinito, y enseñar a sus partidarios cómo vivir sus vidas en conformidad con la comprensión espiritual asociada con el sistema de creencias.

Basado en esta definición, Lord Toulson, en nombre del Tribunal Supremo del Reino Unido, determinó:

En cuanto al planteamiento que he adoptado para el significado de religión, la prueba es lo suficientemente amplia como para demostrar que Scientology queda incluida.

El Tribunal entonces pasó a si Scientology se dedicaba al “culto religioso” como lo requería la ley de 1855. Lord Toulson señaló:

En mi opinión el significado dado a culto en [la decisión de 1970] es demasiado estrecho, pero incluso si no era indebidamente estrecho en 1970, es indebidamente estrecho ahora.

El Tribunal interpretó la definición moderna de culto religioso con suficiente amplitud como para incluir “cualquier servicio religioso, ya sea o no que la forma del servicio se encuentre dentro de la definición más estricta adoptada en” el caso de 1970. Apoyó además su posición indicando que:

Esta interpretación más amplia concuerda con las definiciones estándar del diccionario...

La interpretación más amplia concuerda con el propósito de los estatutos de permitir que los miembros de una congregación religiosa, que tienen un lugar de reunión donde realizan sus ritos religiosos, lleven a cabo ahí las ceremonias religiosas del matrimonio. Su autorización para hacerlo así no debe depender de sutilezas teológicas o de pormenores litúrgicos en cuanto a con qué precisión ven y expresan su relación con el infinito (al que los scientologists se refieren como “Dios” en su credo y oración universal). Esas cuestiones, que se han detallado minuciosamente en las pruebas en este caso, son más adecuadas para los teólogos que para el Registrador General o los tribunales.

Basándose en estos hallazgos, el Tribunal Supremo del Reino Unido dictaminó que la capilla de la Iglesia de Scientology de Londres “es un lugar de reunión para culto religioso dentro de la sección 2 de la Ley de Registro de Lugares de Culto”. El Tribunal Supremo en consecuencia, ordenó que la capilla de Scientology fuera inscrita como lugar de culto y como lugar para solemnizar matrimonios. Así, Scientology logró el pleno reconocimiento religioso en el Reino Unido.

Después de oír la decisión leída desde el estrado del Tribunal Supremo en diciembre de 2013, Louisa Hodkin declaró:

Mi novio y yo siempre hemos creído en la imparcialidad del proceso legal británico. Ha sido un largo y arduo camino, pero la decisión del Tribunal Supremo hoy ha hecho que merezca la pena. Estamos muy emocionados de que ahora podamos casarnos, y les agradecemos a nuestra familia y amigos toda su paciencia y apoyo.

Tras este fallo histórico que puso fin a todo fundamento jurídico para la discriminación religiosa contra los scientologists en el Reino Unido, Louisa Hodkin se casó felizmente ante su familia, amigos y compañeros feligreses en la capilla de Londres.

Conclusión

La histórica decisión del Tribunal Supremo del Reino Unido en 2013, junto con el fallo histórico del más alto Tribunal de Australia en 1983 reconociendo Scientology como una religión (Véase Decisión del Tribunal Supremo de Australia de 1983: la Iglesia de Scientology: Reconocimiento Histórico de la Religión de Scientology), representan los dos primeros casos sobre el tema y la definición de religión por los tribunales más elevados en el Reino Unido y Australia. Como tal, forman un precedente claro y abrumador en países de la Commonwealth y el mundo de habla inglesa.


La Commonwealth Británica de Naciones, previamente la Commonwealth Británica, es una asociación voluntaria de 53 Estados soberanos independientes, la mayoría de los cuales habían sido parte del Imperio Británico.
DOWNLOAD