La decisión del Tribunal Supremo de Australia sobre la religión de Scientology en la Iglesia de la Nueva Fe v. Comisionado del Impuesto Salarial (1983) se reconoce como una decisión legal histórica, que establece la norma para la definición de religión y organizaciones religiosas benéficas tanto en Australia como en Nueva Zelanda, y, de hecho, en todas las Naciones de la Commonwealth.*

El Tribunal Supremo determinó lo siguiente:

La Iglesia de Scientology ha desempeñado con facilidad la responsabilidad de demostrar que es religiosa. La conclusión de que es una institución religiosa con derecho a exención tributaria es irresistible.

El Tribunal Supremo no solo dictaminó que Scientology es una religión, lo hizo sobre la base de una definición de religión que abarcaba las enseñanzas de todas las confesiones que tienen concedido el estatus religioso. El Tribunal Supremo de Australia adoptó la siguiente definición de religión:

Creencia en un ser, cosa o principio sobrenatural, y la aceptación y observancia de cánones de conducta para dar efecto a esa creencia.

En octubre de 1983, el Tribunal Supremo de Australia falló que Scientology es una religión y “[L]a conclusión de que [la Iglesia] es una institución religiosa con derecho a la exención tributaria es irresistible”.

Esta decisión se reconoce internacionalmente. Hoy en día la decisión del Tribunal Supremo de Australia sobre Scientology forma la base para determinar qué es una religión para los propósitos de la ley de caridad australiana. La investigación del gobierno australiano de la definición de organizaciones de beneficencia y organizaciones afines, publicada en 2001, 18 años después de la decisión del Tribunal Supremo, cita este caso como sigue:

La autoridad australiana más significativa sobre la cuestión de qué constituye una religión…. El Tribunal Supremo encontró que Scientology es una religión. Sobre la cuestión del enfoque actual sobre el significado de religión, el caso de Scientology proporciona la mejor aclaración.

Aceptación de la Commonwealth de la decisión del Tribunal Supremo

Los países de la Commonwealth han concedido gran peso a la decisión del Tribunal Supremo de Australia con toda razón. En la vista de un caso, este se decidió poco después del fallo del Tribunal Supremo de Australia (Centrepoint Community Growth Trust v. Comisionado, 1985), el Tribunal Supremo de Nueva Zelanda adoptó la misma prueba para la religión. El Ministerio de Hacienda de Nueva Zelanda también siguió el razonamiento del Tribunal Supremo de Australia para determinar que la Iglesia de Scientology “cumple el requisito de ser de naturaleza exclusivamente benéfica al fomentar la religión” y “cumple con el requisito de ser para beneficio público”.

El Ministerio de Hacienda de Nueva Zelanda, en su informe de junio de 2001 de la División de Asesoramiento de Política sobre Impuestos y Beneficencia: Un Documento de Debate del Gobierno sobre temas Tributarios relacionados con organismos caritativos y sin fines de lucro, declaró:

Con respecto al fomento de la religión, no hay distinción en la jurisprudencia entre una religión y otra o una secta y otra, de modo que el fomento de cualquier doctrina religiosa se podría considerar caritativo... Para los propósitos de la ley, los criterios de religión son la creencia en un ser, cosa o principio sobrenatural y la aceptación de ciertos cánones de conducta para dar efecto a esa creencia. (Informe de 2001, Capítulo 3.15)

De manera similar, en febrero de 2005, los Lores de Apelación ingleses en la Secretaría de Estado para la Educación y el Empleo y otros (Demandados) a instancia propia de Williamson (Demandante) y otros se basaron en la decisión de Scientology de Australia como caso “ilustrativo” de la definición de religión:

Los tribunales de diversas jurisdicciones en varias ocasiones habían intentado la tarea [de obtener una definición de religión], a menudo en el contexto de exenciones tributarias o desgravaciones fiscales, y casi siempre comentaron sobre su dificultad. Dos casos ilustrativos son las decisiones de Dillon J (Juez) en En referencia al caso de South Place Ethical Society [1980] 1 WLR 1565 y que el Tribunal Supremo de Australia en el caso de la Iglesia de la Nueva Fe v. Comisionado del Impuesto Salarial (Victoria) (1983) 154 CLR 120, que contienen valiosas revisiones de autoridad anterior. La tendencia de la autoridad (como cabe esperar en una era de sociedades cada vez más multi-culturales y con el aumento del respeto por los derechos humanos) hacia una interpretación de religión ‘más nueva y amplia’. (Wilson y Deane JJ [Jueces] en el caso de la Iglesia de la Nueva Fe en pag. 174, comentando una tendencia similar en la jurisprudencia de Estados Unidos).

Numerosos expertos y eruditos en el campo de la religión han refrendado la definición de religión en el caso de Scientology del Tribunal Supremo de Australia, porque es lo bastante amplia para incluir a todas las religiones de acuerdo con las normas y leyes internacionales. [Véase Scientology una verdadera religión mundial: Los expertos coinciden.]

Normas de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Esa amplia definición de religión cumple con las normas articuladas por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. En su Comentario General N.º 22 sobre el Artículo 18 del Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que garantiza la libertad de pensamiento, conciencia y religión, el Comité de Derechos Humanos determinó lo siguiente:

Los términos credo y religión deben interpretarse de forma amplia. El Artículo 18 no se limita en su aplicación a las religiones tradicionales o a las religiones y credos con características institucionales o prácticas análogas a las de las religiones tradicionales. El Comité por tanto ve con preocupación cualquier tendencia a discriminar a cualquier religión o credo, por cualquier razón, incluyendo el hecho de que estén recién establecidas, o representen a minorías religiosas que pueden estar sujetas a la hostilidad de una comunidad religiosa predominante.

El reconocimiento de Scientology por el Tribunal Supremo de Australia es especialmente significativo a la luz de la persecución religiosa que los scientologists sufrieron en Australia en la década de 1960 y a principios de la década de 1970.

La Investigación Anderson: La represión de la libertad religiosa en Australia

El fallo del Tribunal Supremo es significativo no solo por su valor de precedente en todo el mundo de la religión y del derecho, sino también porque dos décadas antes de su pronunciamiento, el hostigamiento oficial de la religión de Scientology era desenfrenado en todos los estados australianos.

En 1963, tras recibir información inventada de fuentes del extranjero, el gobierno del estado de Victoria inició una investigación de dos años (conocida como la Investigación Anderson) en Scientology. A pesar llamar a 151 testigos y reunir más de nueve mil documentos, no se obtuvieron pruebas para demostrar ningún delito. Aun así, el gobierno estaba determinado y no iba a permitir que los hechos se interpusieran en su plan. Así, a finales de 1965, se aprobó una ley estatal que restringió gravemente la libertad religiosa de los scientologists en el estado de Victoria. Entonces ese proyecto de ley también se introdujo y promulgó como ley en Australia del Sur y Australia del Oeste.

Una vez que esas leyes draconianas entraron en vigor, la Iglesia de Scientology en Australia y los scientologists en ese país fueron el blanco de acciones gubernamentales rigurosas y represivas que constituían una persecución religiosa grave. Se hacían redadas en las casas de los scientologists y se incautaban escrituras y aparatos religiosos de Scientology.

Tanto la investigación como la legislación que siguió se convirtieron en un ridículo enorme para el gobierno, tanto es así que el ex Senador Australiano y Viceprimer Ministro de Australia Occidental Herbert Graham viajó a Estados Unidos en 1976 para aprovechar la ocasión del Día Internacional de Oración de la Iglesia para pedir disculpas a todos los miembros de la Iglesia, declarando que la prohibición de Scientology había sido el “Día más negro en la historia de la política de Australia Occidental”.

En ausencia de pruebas para apoyar las medidas, la Iglesia fue capaz de revertir los decretos negativos a lo largo de las dos décadas siguientes: Primero los ministros de la Iglesia obtuvieron el derecho a celebrar matrimonios bajo la Ley Federal del Matrimonio Australiana en 1973 y una década más tarde, en 1982, el gobierno de Victoria abandonó su insostenible ley y derogó la medida de 1965, restaurando así la libertad religiosa y los derechos humanos fundamentales a los scientologists.

Con el fallo del Tribunal Supremo en 1983 se restableció el legítimo lugar para la Iglesia en la sociedad australiana.

La Iglesia de Scientology en Australia hoy: Una religión en crecimiento

Hoy en día la religión de Scientology está prosperando en Australia, con miles y miles de scientologists e Iglesias de Scientology, misiones y grupos en cada estado del país.


* La Commonwealth de Naciones —la que fuera la Commonwealth británica— es una asociación voluntaria de 53 Estados soberanos independientes, la mayoría de los cuales fueron una vez parte del Imperio Británico.
DOWNLOAD