En la inauguración de la Iglesia de Scientology de Inglewood, el reverendo Cecil “Chip” Murray, jubilado como líder de la Primera Iglesia Metodista Episcopal Africana en Los Ángeles y ahora Profesor de Estudios Religiosos en la Universidad del Sur de California, expresa su mayor respeto por el Fundador de Scientology, L. Ronald Hubbard, y la Iglesia de Scientology. Os animo, a la comunidad, a aprovecharla plenamente. L. Ronald Hubbard fue un genio entre los hombres que era capaz de decir: ‘Aquí está el problema, aquí tienes la solución y aquí tienes los detalles de cómo lograr esa solución’. Bueno, aquí hay una mansión que ha sido construida por L. Ronald Hubbard.

“Él es un arquitecto del alma y un diseñador de sueños. Nuestro reto es usar lo que se nos ha dado. Y estoy muy agradecido por lo que nos habéis dado hoy. Que Dios os bendiga a todos”.

Transcripción del vídeo:

He tenido el placer de trabajar con muchos miembros de la Iglesia en las últimas tres décadas. Y así, sé que en última instancia hay gente con suficiente dedicación, suficientes agallas y suficiente fortaleza para seguir adelante y hacer de esta ciudad y del mundo un lugar mejor. Necesitamos un nuevo mundo.

Para lograr esto se necesitará una mentalidad nueva. El nuevo mundo no puede tener gente que está limitada en sus mentalidades, sino que tenemos que liberar las mentalidades. El nuevo mundo no debe ser solo un mundo de consumidores, de quienes habitan lo que está construido, sino de productores, los que crearán las cosas que no existían. La Iglesia de Scientology y vuestras acciones están de hecho haciendo posible un mundo mejor.

He observado que el gran éxito de Scientology se debe en gran medida a esto: Aborda a la persona entera. Lo hace de forma holística. No está segmentada. Aborda la totalidad de la experiencia humana, liberándote para la mejor de tus identidades. Ser libre es ser libre para la educación, ser libre para la preparación laboral. Es liberarse de la negatividad que impera en tu vida. Es liberarse para todo. Es el nuevo tú.

Amigos míos, esta nueva Iglesia es una oportunidad de realizar un cambio. Os animo, a la comunidad, a aprovecharla plenamente. El poeta nos pide constantemente: “Construid vos mansiones más majestuosas, Oh alma mía”. Bueno, aquí hay una mansión que ha sido construida por L. Ronald Hubbard. Él es un arquitecto del alma y un diseñador de sueños. Nuestro reto es usar lo que se nos ha dado. Y estoy muy agradecido por lo que nos habéis dado hoy.

Que Dios os bendiga a todos. Y recordemos todos: la mejor forma de hacer que tus sueños se hagan realidad, es despertándote.

DESCARGAR DOCUMENTO